Pasar al contenido principal

Usted está aquí

¿Cómo detectar la artrosis?

Enviado por administrador el Vie, 02/22/2019 - 01:31

¿Cómo detectar la artrosis?

La artrosis es una enfermedad degenerativa y crónica que actúa sobre los cartílagos de las articulaciones, deteriorándolos y provocando dolor y dificultad de movimiento en el área afectada.

Se trata de una enfermedad muy común, especialmente en personas de edad avanzada, con sobrepeso o expuestas a esfuerzos físicos de alta intensidad. No obstante, el hecho de no pertenecer a un grupo de riesgo no impide que puedas padecer artrosis en un futuro.

No es posible prevenir la artrosis al 100%. Por eso es importante aprender a detectar la artrosis a tiempo. Una detección temprana te permitirá tomar conciencia y adoptar los hábitos necesarios para retrasar el avance de la enfermedad y sobrellevar la dolencia con buena calidad de vida.

 

Los primeros síntomas de la artrosis

Existen distintos síntomas prematuros que pueden ser indicadores de un principio de artrosis.

El más evidente es el dolor. A veces se manifiesta tras realizar actividad física y desaparece con el reposo. En otras ocasiones, puede surgir tras un rato de estar sentado y marcharse al volver a la actividad.

Asimismo, también puedes sentir rigidez al levantarte por las mañanas y un dolor tenue que se va intensificando a medida que avanza el día. Igualmente, si sientes que el mal tiempo te provoca dolor de huesos, puede que tengas artrosis.

Otro indicador de artrosis es la reducción de la flexibilidad y el aumento de la sensibilidad en la zona afectada. Si sientes que te falta movilidad en alguna de tus articulaciones, es posible que tengas un principio de artrosis. Del mismo modo, una deformidad en esa misma articulación podría indicar un caso de artrosis avanzada.

La crepitación, es decir, los crujidos tras movimientos bruscos de la articulación es otro de los síntomas de la artrosis temprana. Estos crujidos pueden deberse a un deterioro del cartílago, impidiendo que los huesos de la articulación se deslicen correctamente.

¿Padeces alguno de estos síntomas? Es posible que estés empezando a desarrollar artrosis. Si es tu caso, lo mejor que puedes hacer es acudir al médico cuanto antes para recibir el diagnóstico de un especialista.

 

¿Cómo se realiza el diagnóstico médico?

Para diagnosticar la artrosis, los especialistas médicos someten al paciente a una serie de pruebas.

La más sencilla es la exploración, que consiste en palpar y visualizar la articulación para detectar inflamaciones, deformidades, falta de movilidad o dolores.

En ocasiones, es suficiente con una exploración para detectar la artrosis. No obstante, existen otras enfermedades que también deterioran las articulaciones y pueden presentar síntomas similares, por lo que el diagnóstico no siempre es fácil.

Así pues, es posible que el médico te haga una radiografía para confirmar el diagnóstico y evaluar la gravedad de la enfermedad. El cartílago es transparente en las imágenes radiológicas, por lo que es muy fácil detectar a simple vista los daños en la articulación.

Dependiendo del resultado de la radiografía, también puede ser necesaria una resonancia magnética. Esta prueba permite evaluar con más precisión el grado de deterioro del cartílago y reconocer si existen daños en otras estructuras de la articulación.

A su vez, puede requerirse una ecografía para detectar si hay líquido acumulado en la articulación y analizar los cuerpos que rodean el área afectada. Sin embargo, la ecografía no permite un diagnóstico efectivo de la artrosis, aunque sí que puede ayudar a descartar otras dolencias con síntomas similares.

 

¿Qué debes hacer si se te diagnostica artrosis?

Los tratamientos fisioterapeutas específicos para la articulación dañada te ayudarán a recuperar la movilidad, atenuar el dolor y fortalecer los músculos de la zona.

En función del tipo de artrosis diagnosticada y las características específicas del paciente, el especialista recomendará una terapia personificada que puede abarcar masajes, estiramientos y ejercicios específicos para la articulación, entre otros.

Estos ejercicios están pensados especialmente para mejorar la calidad de vida del paciente y retrasar el avance de la artrosis. Es por eso que es muy importante ser constante con los ejercicios.

Mantener un estilo de vida saludable también te ayudará a sobrellevar mejor la artrosis. En este sentido, una alimentación equilibrada y la actividad física moderada contribuirán a reducir los síntomas de la artrosis.

¿Quieres saber más sobre cómo prevenir la artrosis? ¿Te han diagnosticado la enfermedad y te gustaría recibir consejos para sobrellevarla de la mejor forma?

En el blog Artrosis y Artritis somos expertos en estas enfermedades. Aquí encontrarás toda la información y los consejos que necesitas para mejorar tu calidad de vida. Visítanos de vez en cuando. ¡Y no olvides seguirnos en las redes sociales! 

Te ha gustado ? 

Etiquetas: 

Añadir nuevo comentario